Inicio

Ambiente

Preguntas & Respuestas

P: ¿Por qué Scandinavian Business Seating no tiene la Etiqueta Ecológica Europea “La Flor”?

R: La Etiqueta Ecológica incluye una amplia gama de productos en su cartera de certificación, pero no tiene un grupo de certificación para la categoría de silla de trabajo. La etiqueta sólo se aplica a la madera y al tejido utilizado en muebles. Las empresas invierten grandes cantidades de dinero para certificar sus productos y pueden cualificarse para la Etiqueta Ecológica Europea simplemente por el uso de papel ecológico en sus impresoras. Una vez cualificadas para la etiqueta, pueden mostrarla orgullosamente en sus páginas web, haciendo creer que también se aplica a todos sus productos. Esto se conoce como “maquillaje verde” y tiene por objeto engañar al cliente. Nosotros preferimos ser completamente sinceros sobre todas las áreas de nuestro negocio, ya que todas ellas afectan al medio ambiente.
 

P: ¿Qué productos de HÅG tienen etiquetas de certificación y cuáles son esas?


Todas las colecciones: 14025 EPD, GREENGUARD

HÅG Futu
HÅG Futu ha recibido el “Premio al Diseño Sostenible del Consejo de Diseño Noruego”, cuyos criterios incluyen el desarrollo de un producto o una solución que ofrezca características medioambientales significativas desde una perspectiva de ciclo de vida.

HÅG Capisco
Etiqueta Ecológica Nórdica del “Cisne”: HÅG Capisco es reciclable al 95% y está fabricada con el 43% de material reciclado.
 

P: Si ustedes disponen de productos que van más allá de los criterios de certificación nacionales, ¿por qué no simplemente adquieren todas las certificaciones?

R: (para todos los productos)
Creemos que es importante centrarse en las principales etiquetas de certificación internacionales. Hay una verdadera “jungla” de sistemas de certificación y muchos cubren los mismos aspectos. Nuestro principio de 5/3 cubre todas las áreas de aplicación internacional, así que, ¿para qué complicar las cosas?

P: ¿Qué es la certificación Greenguard?

R: El Greenguard Enviromental Institute (GEI) fue fundado en 2001 con la misión de proteger la salud y la calidad de vida humana, mediante programas que reduzcan la exposición de las personas a los productos químicos y otros contaminantes. La certificación Greenguard garantiza que los productos diseñados para uso en entornos de oficina cumplen con los estrictos límites de emisiones químicas que contribuyen a la creación de interiores saludables.
Los productos son probados en laboratorios independientes en cuanto a las emisiones de Compuestos Orgánicos Volátiles (COV) y otras sustancias como el formaldehído.

P: Si sus productos afirman ir más allá de la normativa de la “Cuna a la Cuna”, ¿por qué no tienen ustedes esa certificación?

R: Para esa etiqueta se evalúan tres áreas clave:

  1. Química de los materiales
    – ¿Qué productos químicos se emplean en los materiales? ¿Están especificados? ¿Son los más seguros que se pueden conseguir?
  2. Desmontaje
    – ¿Se puede desmontar el producto al finalizar su ciclo de vida? ¿Puede entonces ser reciclado?
  3. Reciclabilidad
    – ¿Se emplea algún material reciclable en el producto?

Esto representa tres de nuestras cinco áreas de enfoque en cuanto a la contribución a un medioambiente mejor. Ahora bien, lo que no incluye esta certificación es el consumo energético durante el transporte y el procesamiento. Como Scandinavian Business Seating incluye esos aspectos, empleamos el término “mas allá de la cuna a la cuna”.
 

P: ¿EPD? ¿Por qué utilizan esa certificación desconocida?

R: Estamos convencidos de que ISO 14025-EPD será una de las herramientas más importantes para la comparación de productos en cuanto a criterios medioambientales. Poder rastrear el impacto que tiene un producto en el medioambiente ha demostrado ser un gran bien para convertir el mundo en un mejor lugar donde sentarse.
HÅG fue el primer fabricante del mundo que consiguió EPD en 2004 para todos sus productos. Hablar es fácil, pero a menos que puedas respaldarlo con hechos, no sirve para nada…


P: ¿Es posible puntuar los distintos certificados?

R: No, pero examinando los criterios de cada uno de los certificados se puede ver fácilmente cuál de ellos afecta a qué aspecto del medioambiente.


P: ¿Es posible puntuar el comportamiento medioambiental de una empresa basándose en esos certificados?

R: Sí, estamos convencidos de que si se cumplen las condiciones mencionadas, se puede medir una empresa con una gran precisión en cada uno de los aspectos considerados como importantes para la elección de un producto. Los criterios de las diferentes normativas son sencillos y claros, y nosotros somos totalmente sinceros sobre nuestro comportamiento. En cambio, las empresas que tienen algo que ocultar suelen hacer justamente eso.